domingo, 29 de junio de 2014

Ciudades De Papel

Ciudades De Papel (Paper Towns) escrito por John Green 

SINOPSIS
Quentin Jacobsen ha pasado toda su vida amando a la magníficamente intrépida Margo Roth Spiegelman a la distancia. Por lo que cuando ella fuerza una ventana y vuelve a meterse en su vida, vestida como un ninja y reclutándolo para una gigantesca campaña de venganza, él la sigue.
Después de que su gran noche termina, y un nuevo día llega, Q va a la escuela para descubrir que Margo, siempre un enigma, ahora es un misterio. Pero Q pronto descubre que hay pistas, y son para él. Apresurándose en un camino sinuoso, mientras más se acerca, menos ve Q a la chica que creía conocer.


FRASES
De la forma en que lo entiendo, todos consiguen un milagro"

"En ese momento, nada importaba realmente mucho, no las cosas buenas, no las cosas malas."

"Es muy difícil para cualquier persona mostrarse como es, y tan difícil para nosotros enseñarle a alguien como nos sentimos"



"Eso siempre ha parecido tan ridículo para mí, que la gente quisiera estar alrededor de alguien porque son bellos. Es como elegir tus cereales del desayuno basados en el color en lugar del sabor"




 "Margo no era un milagro. Ella no era una aventura. No era una cosa bella y preciosa. Era una chica"



"Y eso es como una promesa. Al menos por esta noche. En la salud y en la enfermedad. En los buenos momentos como en los malos. Por la riqueza, por la pobreza. Hasta que el amanecer nos separe"



 "Hacer cosas nunca se siente tan bien como esperas que se sentirá"



"Partir se siente bien y puro solo cuando dejas algo importante, algo importante para ti. Tirar la vida de raíz. Pero no puedes hace eso has que tu vida ha echado raíces"




 "Es fácil olvidar lo lleno que esta el mundo de personas, lleno a reventar, y cada uno de ellos imaginables y constantemente mal imaginados"



"-Nunca nada sucede como imaginas que lo hará
 -Si, eso es cierto. Pero por otro lado, si no imaginas, nunca pasa nada en absoluto"

"Imaginar no es perfecto. No puedes meterte dentro de una persona. Nunca podría haber imaginado la ira de Margo por haber sido encontrada, o la historia sobre la que estaba escribiendo. Pero imaginar ser alguien más, o que el mundo sea algo más, es la única forma de entrar. Es la maquina mata fascistas.”




 "Solo, solo recuerda que a veces, la manera en la que piensas de una persona no es como ellos realmente son"


Marcharse es muy difícil... hasta que te marchas. Y entonces es la cosa más jodidamente fácil del mundo".



''— De cerca todo es más feo —

— Tú no— respondí sin pensar. ''




“No estoy diciendo que se pueda sobrevivir a todo. Puede sobrevivirse a todo, excepto a la última cosa.”


“Hacer cosas nunca es tan bueno como imaginarlas.”


 " ¡Qué cosa más traicionera, creer que una persona es más que una persona."







"La ciudad era de papel, pero los recuerdos no. "






 "Tal vez todas las cuerdas dentro de él se rompió. "



" Tal vez hay algo que tienes miedo de decir , o alguien a quien tengas miedo de amar, o un lugar al que tienes miedo de ir. Te va a doler. Te va a doler porque importa” .



"Cuando las cosas se rompen , no es la ruptura real que les impide volver a estar juntos de nuevo. Se debe a que una pequeña pieza se pierde - los dos extremos restantes no podían encajar incluso si quisieran . Toda la forma ha cambiado " .



Siento que mi vida está tan dispersa en estos momentos. Como si fuera pequeños pedazos de papel y alguien encendió el ventilador."






“Tu juntas todos mis pedazos, y te estoy muy agradecido por eso”





"Es difícil creer en las coincidencias, pero es aún más difícil creer en cualquier otra cosa. "

viernes, 27 de junio de 2014

3 Deseos

3 Deseos escrito por Jackson Pearce

SINOPSIS
Desde que su novio rompió con ella, Viola ha pasado los días deseando en silencio volver a tener a alguien que la quiera y, lo que es más importante, volver a ser parte de algo. Hasta que un día, sin darse cuenta, llama a un genio de otro mundo, que se quedará en el suyo hasta que la chica pida tres deseos. Genio está ansioso por regresar a su casa, pero a Viola le aterra desear, tiene miedo de no pedir lo correcto. Conforme los dos van pasando tiempo juntos, la línea entre amo y criado empieza a desdibujarse y Genio no tardará en reconocer que está enamorado de Viola.


FRASES

Todo lo que he aprendido hoy en la clase sobre Shakespeare es que a veces tienes que enamorarte de la persona equivocada para encontrar a la correcta. Una lección más útil hubiera sido que a veces la persona adecuada no te corresponde. O que a veces la persona adecuada es gay. O que a veces tú mismo no eres la persona adecuada. 
Gracias por nada, Shakespeare. 



—Sí, puedes pedir lo que quieras, aunque en este caso sería un desperdicio porque los deseos no son permanentes. Si deseas un millón de dólares se cumplirá, pero en cuanto te lo gastes, ya no habrá más. Si deseas la paz mundial, se cumplirá, pero en cuanto alguien dispare un arma, se acabó. Si quieres que tus deseos duren, tienes que pedir algo que te haga feliz y no la felicidad, porque en cuanto llueva, o tu gato se muera o algo por el estilo, ya no la tendrás. Pero no ocurrirá lo mismo si pides algo que te traiga la felicidad. Tienes medio millón de deseos para escoger, así que, por favor, elige uno que te haga feliz.




—Bueno, es que es imposible ser una persona rota o completa. No eres más que una persona. Sólo puedes existir, sólo formas parte de ti misma, tú eres la única responsable de tu felicidad o de formar parte de algo o de lo que sea. Ese sentimiento de estar rota o completa no es más que un truco de la mente mortal. Los tres deseos no te harán sentir más completa de lo que eres ahora. Al menos no por mucho tiempo.


Hazlo, Viola. 
—No puedo. 
—Sí puedes. Desea que me marche. 
—Lawrence ya no volverá a ser el mismo y no te tendré… 
—Vi, si me quieres como yo a ti, desea que me vaya 



«Pide un deseo, Viola.» 
«Deséale. Ya tomo yo por ti la decisión. Deséale a él.»




Un pájaro y un pez puede que quieran estar juntos, pero ¿dónde vivirían?
No sé, ¿en una jaula submarina? —contesta Lawrence


—¿Cómo te atreves? ¿Porque no quiero ver que me ha olvidado? 
—No. Porque nada ha desaparecido ni se ha olvidado. Si tú eres parte de ella y ella de ti, el recuerdo es un mero obstáculo.
—Me convertí en ifrit para salvar las vidas de mis compañeros genios. ¿Qué clase de salvavidas sería si te dejara aquí sentado, marchitándote en el paraíso? 
«Es sólo un obstáculo. Sólo un obstáculo.» 
Miro al ifrit a los ojos. 
Qué hay de aquella charla de los pájaros y los peces que no podían vivir juntos? 
El ifrit se encoge de hombros. 
Te sugiero que empieces a aguantar la respiración, amigo


—¿Lawrence? ¿No me vas a presentar? —pregunto.
—¿No lo conoces? —pregunta Lawrence con cautela—. Míralo otra vez.
—No —contesto cuando estoy totalmente segura de que la cara de este chico no existe en mi memoria. 
—Estás segura. 
—Sí. 
—No pasa nada —me dice el chico e interrumpe a Lawrence que niega con la cabeza y suspira. El chico me mira y señala las rosas que hay en el borde de la mesa—. Son para ti. Sólo las... he dejado aquí —dice y las toca con cuidado.



—¡Espera, dime quién eres! —grito detrás de él ¿Por qué tanto secreto? —No sé por qué es tan difícil. ¡Exijo una respuesta clara! 
Como desees —murmura.




—Viola —dice con una voz tan baja que apenas le oigo. 
Respiro hondo. 
—Genio. 


—Te iba a traer rosas de color rosa claro que significa admiración, 
amistad, romanticismo. 
—Siempre he querido que alguien me regale flores —digo, aunque eso por supuesto él ya lo sabía:—. ¿Y por qué me has traído rosas de todos los colores? 
Genio se sonroja tanto que lo noto a pesar de su piel morena. Mira al techo. 
—Porque... —Vuelve a mirarme a los ojos—. Porque tú eres más para mí que lo que pueda expresar un solo color de una rosa. Eres la pieza que me falta, Viola. Te quiero.




—Creía que los genios no se enamoraban —murmuro, incapaz de contener una sonrisa. 
Él se ríe un poco y le brillan los ojos. 
—Pues yo sí. 




Estoy... celoso. 
Espera. No, no puedo estar celoso.



—Se supone que puedes pedir deseos a las estrellas, ¿sabes? —dice Viola. 
—¿Funciona? —pregunta y vuelvo mi cara hacia ella. 
—Pues no. Pero lo hacemos igualmente

domingo, 22 de junio de 2014

Un Paseo Para Recordar

Un Paseo Para Recordar escrito por Nicolas Sparks

SINOPSIS
Cada mes de abril, cuando el viento sopla desde el mar y se mezcla con el aroma de las lilas, Landon Carter recuerda su último año en el instituto Beaufort. Era 1958 y Landon ya había tenido una o dos novias. Juraba incluso, que ya se había enamorado. Desde luego, la última persona de la que se imaginó que lo haría era Jamie Sullivan, la hija del pastor baptista del pueblo. Jamie era una chica callada, que siempre llevaba la Biblia entre sus libros para el colegio, y que parecía contenta viviendo en un mundo aparte del resto de los adolescentes: cuidaba de su padre viudo, rescataba animales abandonados y era voluntaria en el orfanato. Ningún chico le había pedido una cita jamás. Landon nunca hubiera imaginado hacerlo. Sin embargo, un giro del destino hizo que Jamie se convirtiera en la pareja de Landon para el baile. Y desde ese momento, la vida del chico cambiaría para siempre. Estar con Jamie le enseñó las profundidades del corazón humano y le llevó a tomar una decisión asombrosa que marcaría el comienzo de su madurez.

FRASES


“ – Lamento que ella no tuviera su milagro.
- Lo tuvo.. fuiste tú.”








“- ¿Tienes miedo?
- Tengo miedo a perderte, a no estar contigo.
- Eso jamás ocurrirá…contigo siempre…”






“Jamie me salvó la vida, me lo enseñó todo: lo que se de la vida, la esperanza y el largo camino a recorrer. Siempre la echaré de menos pero nuestro amor es como el viento, no puedo verlo pero sí sentirlo.”


“ – ¿Puedo besarte? 
-No creo que sepa hacerlo.
- Eso es imposible.”




Nuestro amor es como el viento;no puedo verlo, pero sí sentirlo.





El problema no es saber a donde vas a ir, es averiguar lo que vas a hacer una vez estés allí.



Tienes que prometerme que no te enamorarás de mí.


Jamie tiene fe en mí. Ella me hace querer ser diferente.




Tú eres mi ángel.




Sin sufrimiento no habría compasión. 


Puede que sea irresponsable, pero yo soy un buen irresponsable.



¿Te has preguntado alguna vez por qué las cosas tienen que resultar de la forma que lo hacen?


Todo tenía sentido y al mismo tiempo nada lo tenía.


Hay momentos en los que me gustaría poder hacer retroceder el reloj y tomar toda la tristeza y tirarla lejos, pero tengo la sensación de que si lo hiciera, la alegría se iría también.



- Te quiero. 
- ... 
- Ahora sería un buen momento para decir algo. 
- Te dije que no te enamoraras de mí. 



- No tienes idea de lo que significa la amistad. 
- Yo quiero más que eso. 
- Tú no sabes lo que quieres. 
- Ni tú tampoco. Te asusta que alguien te desee y quiera estar contigo. 
- ¿Y por qué debería asustarme? 
- Porque no podrías refugiarte en tus libros, ni en tu telescopio, ni en tu fe. ¿Sabes por qué estas tan asustada? Porque también quieres estar conmigo. 



-Si de veras existe un poder superior, ¿por qué no te compras un jersey nuevo? 
- Estamos ocupados buscándote un cerebro. 




El amor es sufrido y considerado, nunca es dejado. El amor nunca es jactancioso o engreído, nunca es grosero o egoísta, nunca se ofende ni es resentido. El amor no haya placer en los pecados de los demás y se deleita en la verdad. Siempre está dispuesto a excusar, confiar, esperar y soportar todo lo que venga.

Bajo La Misma Estrella

Bajo La Misma Estrella escrito por John Green

SINOPSIS
A Hazel y a Gus les gustaría tener vidas más corrientes. Algunos dirían que no han nacido con estrella, que su mundo es injusto. Hazel y Gus son solo adolescentes,  pero si algo les ha enseñado el cáncer que ambos padecen es que no hay tiempo para lamentaciones, porque, nos guste o no, solo existe el hoy y el ahora.

Y por ello, con la intención de hacer realidad el mayor deseo de Hazel -conocer a su escritor favorito-, cruzarán juntos el Atlántico para vivir una aventura  contrarreloj, tan catártica como desgarradora. Destino: Amsterdam, el lugar donde reside el enigmático y malhumorado escritor, la única persona que tal  vez pueda ayudarles a ordenar las piezas del enorme puzle del que forman parte...



FRASES


"Mueres en medio de tu vida, a la mitad de una frase."

"-No es justo -le dije-. Es una injusticia de mierda.
-El mundo no es una fábrica de conceder deseos -me respondió."

-le encantaba salvarme

-mis pensamientos son estrellas con las uqe no puedo formar constelaciones.

-senti que me enamoraba de el como cuando sientes que esta quedandote dormida: primero lentamente, y de repente de golpe.


Al final decidí que la mejor estrategia era mirarlo yo a él. Al fin y al cabo, los chicos no tienen el monopolio de las miradas.


«Sin dolor, ¿cómo conoceríamos el placer?»


Estoy en una montaña rusa que no hace más que subir,


«El hogar está donde está el corazón»


«Es difícil encontrar buenos amigos, e imposible olvidarlos»


«El amor verdadero nace de los tiempos difíciles»




«La familia es para siempre»





—Estoy enamorado de ti, y no me apetece privarme del sencillo placer de decir la verdad. Estoy enamorado de ti y sé que el amor es solo un grito en el vacío, que es inevitable el olvido, que estamos todos condenados y que llegará el día en que todos nuestros esfuerzos volverán al polvo. Y sé que el sol engullirá la única tierra que vamos a tener, y estoy enamorado de ti.





En los días más oscuros el Señor te pone en el camino a las mejores personas.


Algunas veces lees un libro, sientes un extraño afán evangelizador y estás convencido de que este desastrado mundo no se recuperará hasta que todos los seres humanos lo lean.


Todos aquellos pensamientos eran momentos perdidos en una vida que, por definición, está formada por una cantidad finita de momentos.


Se contaron peleas, batallas ganadas en guerras que sin duda se perderían. Se aferraban a la esperanza.


—Llegará un día en que todos nosotros estaremos muertos —dije—. Todos nosotros. Llegará un día en que no quedará un ser humano que recuerde que alguna vez existió alguien o que alguna vez nuestra especie hizo algo. No quedará nadie que recuerde a Aristóteles o a Cleopatra, por no hablar de vosotros. Todo lo que hemos hecho, construido, escrito, pensado y descubierto será olvidado, y todo esto —continué, señalando a mi alrededor— habrá existido para nada. Quizá ese día llegue pronto o quizá tarde millones de años, pero, aunque sobrevivamos al desmoronamiento del sol, no sobreviviremos para siempre.




la alegría que nos das es mucho mayor que la tristeza que sentimos por tu enfermedad. 


—Tienes que verla. V de vendetta, digo. 
—Vale —le contesté—. La buscaré. 
—No. Conmigo. En mi casa —me dijo—. Ahora.



—Los cigarrillos no te matan si no los enciendes —me dijo mientras mi madre se acercaba al bordillo—. Y nunca he encendido ninguno. Mira, es una metáfora: te colocas el arma asesina entre los dientes, pero no le concedes el poder de matarte. 




El amor es mantener las promesas pase lo que pase. 



La gente se acostumbra a la belleza.
—Pues yo todavía no me he acostumbrado a ti



Me dio la risa tonta y repetí «Bien». La línea se quedó en silencio, pero no se cortó. Casi sentía que estaba en la habitación conmigo, pero mejor, porque ni yo estaba en mi habitación ni él en la suya, sino que estábamos juntos en algún lugar invisible e indeterminado al que solo podía llegarse por teléfono.
—Bien —dijo después de una eternidad—. Quizá «bien» será nuestro «siempre».
—Bien —añadí.


—Soy una granada —repetí—. Lo único que quiero es mantenerme alejada de la gente, leer libros, pensar y estar con vosotros, porque a vosotros no puedo evitar haceros daño.


Creo que el sol del amanecer es Dios, la luz brilla y sus ojos se pierden, pero no están perdidos. No creo que volvamos a sufrir o a disfrutar de la vida, ni nada de eso, pero sí que vamos a parar a algún sitio.



—No quiero hacerte algo así nunca —le dije.
—Bueno, no me importaría, Hazel Grace. Sería un privilegio que me rompieras el corazón.

—¿Por qué el cielo es azul? —le pregunté.
—Porque sí —me contestó.


Parecía una eternidad, como si hubiéramos estado juntos una breve pero infinita eternidad. Hay infinitos más grandes que otros infinitos.




No voy a contaros nuestra historia de amor porque, como todas las historias de amor reales, morirá con nosotros, como debe ser. 



El dolor es como una tela: cuanto más fuerte es, más valor tiene


Tres opciones... te beso me besas o nos besamos.

"A veces la gente no es consciente de lo que esta prometiendo."



No puedo hablar de nuestra historia de amor, así que hablaré de matemáticas. No soy matemática, pero de algo estoy segura: entre el 0 y el 1 hay infinitos números. Están el 0,1, el 0,12, el 0,112 y toda una infinita colección de otros números. Por supuesto, entre el 0 y el 2 también hay una serie de números infinita, pero mayor, y entre el 0 y un millón. Hay infinitos más grandes que otros. Nos lo enseñó un escritor que nos gustaba. En estos días, a menudo siento que me fastidia que mi serie infinita sea tan breve. Quiero más números de los que seguramente obtendré, y quiero más números para Augustus de los que obtuvo. Pero, Gus, amor mío, no puedo expresar lo mucho que te agradezco nuestro pequeño infinito. No lo cambiaría por el mundo entero. Me has dado una eternidad en esos días contados, y te doy las gracias.

La ignorancia es la felicidad.


Nos besamos. Solté el carrito del oxígeno y le pasé la mano por la nuca, y él me alzó por la cintura hasta dejarme de puntillas. Cuando sus labios entreabiertos rozaron los míos, empecé a sentir que me faltaba la respiración, pero de una manera nueva y fascinante. El mundo que nos rodeaba se esfumó, y por un extraño momento me gustó realmente mi cuerpo.



Había dedicado buena parte de mi vida a intentar no llorar delante de las personas que me querían, así que sabía lo que estaba haciendo Augustus. Aprietas los dientes. Miras al techo. Te dices a ti misma que si te ven llorando, sufrirán, y solo serás tristeza para ellos, y no debes convertirte en mera tristeza,así que no llorarás, y te dices todo esto a ti misma mirando al techo, y luego tragas saliva, aunque la garganta no la deja pasar, y miras a la persona que te quiere y sonríes.



¿Qué más? Es preciosa. No te cansas de mirarla. No tienes que preocuparte de si es más inteligente que tú, porque sabes que lo es. Es divertida sin pretenderlo siquiera. La quiero. Tengo la inmensa suerte de quererla, Van Houten. No puedes elegir si van a hacerte daño en este mundo, pero sí eliges quién te lo hace. Me gustan mis elecciones. Y espero que a ella le gusten las suyas.
Me gustan, Augustus.
Me gustan.

Sin dolor, ¿cómo conoceríamos el placer?

“Creo que en este mundo tienes que elegir como cuentas las historias tristes.”

“-¿Qué pasa? -le pregunté
-Nada -me contestó.
-¿Por qué me miras así?
Augustus esbozó una media sonrisa.
-Porque eres guapa. Me gusta mirar a las personas guapas, y hace un tiempo decidí no privarme de los sencillos placeres de la vida.”



"-La nostalgia es un efecto colateral del cáncer -le dije.
-Qué va. La nostalgia es un efecto colateral de estar muriéndose -me contestó."

“He conseguido mi deseo, supongo, y he dejado mi cicatriz.”



«A veces parece que el universo quiere que lo observen». 




"Con estos columpios tus hijos aprenderán a familiarizarse con las subidas y bajadas de la vida humana poco a poco y sin peligro, y aprenderán también la lección más importante de todas: por mucho impulso que te des, por muy alto que llegues, no puedes dar una vuelta entera.".




"Algunos turistas creen que Amsterdam es la ciudad del pecado, pero en realidad es la ciudad de la libertad. Y en la libertad casi todos encuentran el pecado."

—Me da miedo el olvido. —Habló sin pensárselo un segundo—. Lo temo como el ciego al que le da miedo la oscuridad.

—Es lo que pasa con el dolor —dijo Augustus. Volvió la mirada hacia mí y añadió—: Hay que sentirlo.

"Mientras leía, sentí que me enamoraba de él como cuando sientes que estás quedándote dormida: primero lentamente, y de repente de golpe."

"Sigue luchando su batalla, levantándose cada mañana para ir a la guerra sin lamentarse."





“—¿Crees que hay vida después de la muerte?
—Pienso que la vida eterna es una idea incorrecta —le respondí.
¿Y tú?
—Sí —me dijo muy seguro—. Sin la menor duda. No un cielo en el que cabalgas sobre unicornios, tocas el arpa y vives en una mansión de nubes. Pero sí. Creo en Algo, con A mayúscula. Siempre lo he creído.”




—Los robots se reirán de nuestra valiente locura —dijo—. Pero algo en sus corazones de hierro anhelará haber vivido y haber muerto como nosotros, cumpliendo nuestra misión como héroes.





“—Estoy en una montaña rusa que no hace más que subir —me dijo.
—Y para mí es un privilegio y una responsabilidad subir ese camino contigo —le contesté.
—¿Sería totalmente absurdo intentarlo?
—No vamos a intentarlo —le dije—. Vamos a conseguirlo.”


"Pero tengo que decir algo: cuando los científicos del futuro se presenten en mi casa con ojos robot y me pidan que los pruebe, les contestaré que se vayan a tomar por culo, porque no quiero ver un mundo sin él."

   


“—No puedo hablar de nuestra historia de amor, así que hablaré de matemáticas. No soy matemática, pero de algo estoy segura: entre el 0 y el 1 hay infinitos números. Están el 0,1, el 0,12, el 0,112 y toda una infinita colección de otros números. Por supuesto, entre el 0 y el 2 también hay una serie de números infinita, pero mayor, y entre el 0 y un millón. Hay infinitos más grandes que otros. Nos lo enseñó un escritor que nos gustaba. En estos días, a menudo siento que me fastidia que mi serie infinita sea tan breve. Quiero más números de los que seguramente obtendré, y quiero más números para Augustus de los que obtuvo. Pero, Gus, amor mío, no puedo expresar lo mucho que te agradezco nuestro pequeño infinito. No lo cambiaría por el mundo entero. Me has dado una eternidad en esos días contados, y te doy las gracias."


“Quiero dejar huella. Pero Van Houten: las huellas que dejamos los hombres suelen ser cicatrices.”




jueves, 19 de junio de 2014

los Juegos Del Hambre

Los Juegos Del Hambre escrito por Suzanne Collins
SINOPSIS 
Es la hora. Ya no hay vuelta atrás. Los juegos van a comenzar. Los tributos deben salir a la Arena y luchar por sobrevivir. Ganar significa Fama y riqueza, perder significa la muerte segura... ¡Que empiecen los Septuagésimo Cuartos Juegos del Hambre! Un pasado de guerras ha dejado los 12 distritos que dividen Panem baj o el poder tiránico del Capitolio. Sin libertad y en la pobreza, nadie puede salir de los límites de su distrito. Sólo una chica de 16 años, Katniss Everdeen, osa desafiar las normas para conseguir comida. Sus prinicipios se pondrán a prueba con Los juegos del hambre, espectáculo televisado que el Capitolio organiza para humillar a la población. Cada año, 2 representantes de cada distrito serán obligados a subsistir en un medio hostil y luchar a muerte entre ellos hasta que quede un solo superviviente. Cuando su hermana pequeña es elegida para participar, Katniss no duda en ocupar su lugar, decidida a demostrar con su actitud firme y decidida, que aún en las situaciones más desesperadas hay lugar para el amor y el respeto. La historia continuará... la segunda entrega de la trilogía

FRASES

"Es el primer beso del que ambos somos plenamente consientes ... es el primer beso que de verdad hace que se me agite algo en el pecho, algo cálido y curioso. Es el primer beso que me hace desear un segundo."



"Sana y Salva"




 "-Lo recuerdo todo sobre ti -responde el, poniéndome un mechón suelto detrás de la oreja- Eres la única que no se daba cuenta"




" No puedo rendirme sin luchar. pero desearía poder encontrar una forma de... de demostrarle al capitolio que no le pertenezco, que soy algo mas que una pieza de sus juego"


"-¿Un chico guapo como tu? tiene que haber una chica especial. Venga, ¿como se llama? 
-bueno, hay una chica- responde el, suspirando- llevo enamorado de ella desde que tengo uso de razón pero estoy bastante seguro de que ella no sabia nada de mi hasta la cosecha.
-¿tiene a otro?
-no lo se, aunque les gusta a  muchos chicos.
-entonces te diré loo que tienes que hacer; gana y vuelve a casa. Asi no podrá rechazarte, ¿eh?-lo anima Caesar
-creo que no funcionaria. Ganar...no ayudara en mi caso
-¿por que no?-pregunta Caesar, perplejo
-porque...-empieza a balbucear  Peeta, ruborizándose -porque...ella esta aquí conmigo."


"-No importa, Katniss. De todos modos, no tenia ninguna oportunidad en los juegos.
-No debes pensar así.
-¿Por que no? Es la verdad. Mi única esperanza es no avergonzar a nadie y ...-vacila.
-¿y que?
-No se como expresarlo bien. Es que... quiero morir siendo yo mismo.¿tiene sentido?. No quiero que me cambien ahí afuera, que me conviertan en una especie de monstruo,porque yo no soy así."




Resulta extraño estar tan cerca de forma física de alguien que está mentalmente tan lejos.




—¿Quieres decir que no matarás a nadie? —le pregunto.
—No. Cuando llegue el momento estoy seguro de que mataré como todos los
demás. No puedo rendirme sin luchar. Pero desearía poder encontrar una forma de...
de demostrarle al Capitolio que no le pertenezco, que soy algo más que una pieza de
sus juegos.



Para que haya traición, debe haber primero confianza




Me rindo, preciosa. Limítate a responder las preguntas e intenta que el público no vea lo mucho que lo desprecias" ~ Haymitch





¿Has venido a rematarme preciosa?- peeta



—Recuerda lo que dijo Haymitch: corre, busca agua. Lo demás saldrá solo —dice,
y yo asiento—. Y recuerda una cosa: aunque no se me permite apostar, si pudiera,
apostaría por ti.
—¿De verdad? —susurro.
—De verdad —afirma Cinna; después se inclina y me da un beso en la frente—.
Buena suerte, chica en llamas.







Felices juegos del hambre y que la suerte este siempre de su lado





—Sí. Mira, si no regreso... —empieza.
—No digas eso, no he sacado todo ese pus para nada.
—Lo sé, pero, por si acaso... —intenta seguir.
—No, Peeta, ni siquiera quiero hablar del tema —insisto, poniéndole los dedos en
los labios para callarlo.
—Pero...
—No te vas a morir. Te lo prohibo, ¿vale?
—Vale —susurra él.



—Mejor que ayer. Esto es mucho mejor que el lodo: ropa limpia, medicinas, un saco de dormir... y tú.




—¿Quién era la que no podía mentir, Peeta? —digo, aunque sé que no puede
oírme.
Da igual: el resto de Panem sí puede.



—Peeta —digo, como si nada—, en la entrevista dijiste que estás enamorado de mí
desde que tienes uso de razón. ¿Cuándo empezó esa razón?
—Bueno, a ver... Supongo que el primer día de clase. Teníamos cinco años y tú
llevabas un vestido de cuadros rojos y el pelo..., el pelo recogido en dos trenzas, en vez de una