martes, 27 de mayo de 2014

Bestial

Bestial escrito por Alex Flinn

SINOPSIS
SOY UNA BESTIA.
una bestia. No exactamente un lobo ni un oso, ni un gorila, ni un perro, sino una criatura nueva y horrible que camina erguida.
Una criatura con colmillos y garras y con pelo en todos los pelos de mi cuerpo. Soy un mounstruo.
¿Crees que esto es un cuento de hadas? Para nada. Sucede en Nueva York y suced ahora. No es una deformidad, ni tampoco una enfermedad. Y me quedaré así-condenado- amenos que pueda deshacer el hechizo.
Sí, el hechizo que me lanzó la bruja con la que iba a clase de inglés. ¿Por qué me convirtió en una bestia que se ocultaba durante el día y sale a merodear por las noches? Te lo contaré. Te contaré cómo solía ser Kyle Kingsbury, el chico que te gurstaría ser, con dinero, el físico perfecto y la vida perfecta. Y después te contaré cómo me convertí en la perfecta...Bestia.



FRASES

Sabes lo que es amar a alguien con todas tus fuerzas y no poder hacerlo,
si nunca llegará a amarme prefiero no seguir torturándome


No me pidas que mañana me despida de ti. Si bajo para decirte adiós es posible que no te vayas.

"Las cosas hermosas son valiosas, independientemente de su precio. Los que no saben reconocer las cosas valiosas de la vida nunca serán felices"

Los que no saben apreciar las cosas pequeñas de la vida, no pueden ser felices

"Las mejores cosas de la vida no cuestan nada"

"La belleza exterior  [...] es lo más fácil de reconocer. Lo difícil es percibir cuando alguien es más valiente, más fuerte o más inteligente"

He cambiado mi nombre.
Busqué el significado de Kyle en la red y eso me remató. Kyle significa "guapo".
Yo no lo era. Busqué un nombre que significara “feo”, pero finalmente me fijé en el de Adrian, que significaba "el oscuro". Ese era yo, el oscuro. Todo el mundo, entiéndase Magda y Will, me llamaba Adrian ahora. Yo era la oscuridad.


"No deseaba convertirme en el chico que era antes, con todo lo que aquello implicaba, ni siquiera si hubiera podido. Viviría como mi padre a quien solo le preocupaba el dinero y las apariencias. Hubiese sido infeliz pero no sabría por qué lo era. Si no me hubiera transformado jamás habría descubierto lo que me estaba perdiendo"


—Así que ya ves lo importante que es que lo haga bien. ¿Puedes darme algo,
alguna pista? Dijo que si resultaba ser estúpido, querría estudiar por separado. Eso
sería el doble de trabajo para ti.
Él debía estar pensado eso mismo porque dijo:
—Vale, comprueba el Soneto Cincuenta y cuatro. Creo que te gustará.
—Gracias.
—Pero, Adrian, algunas veces es mejor dejarlas ser listas a ellas también.

—Ella quería marcharse. La amo demasiado para hacer que se quede. Dice que
volverá en primavera. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario